¿Qué es el síndrome tóxico?

El síndrome tóxico es una epidemia que asoló España en 1981, en plena época de la Transición y del “OTAN, de entrada, no”. Representa la mayor intoxicación alimentaria de la historia Europea y la mayor cifra de responsabilidad civil jamás pagada por el Estado español a las víctimas de un delito. Sin embargo, se trata definitivamente de un tema tabú, del que no hablan los medios de comunicación o las principales universidades del país.

Todos los datos reflejan que la hipótesis oficial ―según la cual el causante de la epidemia fue el aceite de colza desnaturalizado― no se sostiene y apuntan a una intoxicación por pesticidas organofosforados. El presente trabajo recaba nuevas informaciones y actualiza los datos existentes, a partir de fuentes documentales y personales, con el fin de presentar un reportaje final y rendirlo publicable. Entre los resultados, destacan las confirmaciones sobre la corrupción del principal científico en el que se basó la sentencia del denominado “caso de la colza”, Sir Richard Doll, o sobre el gran número de médicos que opinan que el Gobierno español contribuyó en esconder la verdad e impidió y dificultó las investigaciones sobre la hipótesis de los organofosforados.

En la actual sociedad de la información no puede tener cabida el desconocimiento de un hecho tan trascendental en la historia de España. Un acontecimiento que sigue al intento de golpe de estado del 23-F y precede a la entrada de España en la OTAN. Un suceso, sin embargo, que los poderes fácticos se han empeñado en esconder y la sociedad española ha olvidado, por lo que la autora de este trabajo se siente con la obligación de reabrir y arrojar luz, pese a las limitaciones propias de un Trabajo de Fin de Grado, así como la amplitud y complejidad del tema.

Introducción

El 1 de mayo de 1981, murió Jaime Vaquero, un niño de ocho años de edad y la primera víctima oficial del denominado síndrome tóxico. Fue el inicio de una epidemia que acabó enfermando a más de 50.000 españoles y matando a unas 5.000 personas, según las últimas cifras del censo oficial del Instituto Nacional de la Seguridad Social[1].

La epidemia también desembocó en un proceso judicial que fue calificado como “el juicio del siglo” y en el que se juzgaron a 38 personas relacionadas con la fabricación o venta del aceite de colza. Con este ingrediente culinario como único culpable se cerró el caso, pese a que numerosas víctimas afirmaron no haberlo consumido nunca y tampoco fueron pocos los médicos que demostraron que este aceite no pasó jamás de ser un sospechoso, pues hasta día de hoy no se ha logrado encontrar ningún componente tóxico en el aceite que pudiera causar un envenenamiento masivo de este calibre.

En la actualidad, se cumplen 33 años de la tragedia y todavía no se ha esclarecido el caso; la gran mayoría de la población española no recuerda el suceso y la población joven ni tan sólo ha oído hablar de él. En los últimos años, poquísimos medios de comunicación han recordado el suceso, y lo han hecho volviendo a acusar a la colza, olvidando los periódicos, revistas e investigadores que en su tiempo ya alertaron de la falta de pruebas y que fueron silenciados. También es larga la lista de médicos que apuestan por una hipótesis relacionada con una intoxicación por pesticidas.

Así pues, existe una gran controversia mediática, médica y científica en torno a uno de los temas más oscuros de la Transición española que hay necesidad de aclarar. El presente trabajo constituye una nueva investigación sobre el síndrome tóxico, con la esperanza de que el tiempo pasado desde 1981, permita la recolección de nuevos datos y pruebas concluyentes. El trabajo también va a presentar el estado de la cuestión acerca de la enfermedad del síndrome tóxico: detección e inicios de la epidemia, gestión gubernamental, síntomas, cifras actualizadas de afectados, proceso judicial e indemnizaciones, o la implicación de Bayer y de EE.UU.

Por último, debido a las numerosas víctimas colaterales, muertas y cesadas de sus cargos por investigar otros hechos o hipótesis no oficiales, un apartado de este trabajo de investigación se va a dedicar a recoger todos estos casos, en los que las propias víctimas aseguraron recibir amenazas y advertencias, antes de sufrir las consecuencias por investigar la verdad sobre el síndrome tóxico.

[1] Exactamente son 4.952 muertos hasta 30 de abril de 2014, que aparecen en el censo del Instituto Nacional de la Seguridad Social adscrito al Ministerio de Empleo y Seguridad Social del Gobierno de España. Cabe mencionar que dicho Instituto, considera que en esta cifra de fallecidos, están incluidos los que fallecieron por causa del síndrome tóxico y por causas ajenas a éste. Si bien más adelante se abordará la cuestionabalidad de este argumento.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s